Corona learning

Hace una semana me sorprendía que Harvard suspendiera sus clases presenciales, obligara a los alumnos a irse a sus casas y los llamara a tomar cursos online. En estos días, vemos que nuestro país ha debido hacer lo mismo en colegios y universidades. Hasta ese momento, mi reflexión tenía que ver con el problema sanitario y económico mundial.

Pero el virus no solo está impactando en estos dos ámbitos, sino que también a la educación y el trabajo. Si hace unos meses fue el 18 de octubre con el estallido social, hoy el coronavirus pone a prueba los modelos actuales y resurge lo que a algunas instituciones y empresas les inquietaba: el e-learning y el teletrabajo.

Esta semana, hemos visto cómo diversas empresas y universidades han tenido que implementar nuevas formas de actuar frente a esta pandemia. Una fórmula que poco a poco gana adeptos para lograr ordenar el flujo laboral y continuar con las operaciones diarias, especialmente tras complejos meses para el país.

Sin duda, estas son alternativas necesarias, pero precisa de un cambio cultural y de mentalidad al interior de las organizaciones. Porque trabajar o estudiar largas jornadas en el mismo lugar, ya no son sinónimos de productividad, menos en este entorno VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo).

Hoy, en Fase 4 de una de las pandemias más complicadas que ha enfrentado el país y el mundo, se hace imperioso tomar medidas que rompan los paradigmas existentes y avancen en un espíritu de cooperación e innovación al interior de las organizaciones. Basta con mirar a Italia, una cultura presencialista, que ha mantenido barreras para adaptarse a la transformación digital y, consecuentemente, al teletrabajo y que actualmente, en plena cuarentena, no cuenta con todas las herramientas para enfrentar la situación. Su gobierno no solo combate los efectos de la emergencia sanitaria, sino también, los daños económicos, porque no fueron capaces de observar el futuro.

Es importante que como líderes y equipos seamos conscientes de las necesidades del futuro- presente, que las estrategias y modelos de negocios estén alineados a ello. También, implica analizar los escenarios y comenzar a tener una mirada de futuro. Porque el e-learning y el teletrabajo responden a los nuevos tiempos y permiten atraer más talentos, mejorar la experiencia de estudiantes y trabajadores respecto de las organizaciones, ser más eficientes del espacio y tiempo e incluso, mejorar la productividad.

Léela también en: